Sin siquiera poder preguntar, así están los y las afectadas por el proyecto hidroeléctrico Ituango

El día viernes 18 de marzo de 2011 a las 2:00 p.m. aproximadamente y después de casi cuatro días de protesta, llegó una comisión integrada por Elba Mary Londoño y Tatina de Hidroituango, acompañadas por el Ejercito Nacional y la Policía.  Los acuerdos a los que se llegaron, grueso modo, fueron: La reconstrucción del puente colgante que había sido destruido por la maquinaria para la construcción de la vía, energía eléctrica para la vereda Orejón y la reconstrucción de los caminos dañados por las obras.  Sobre el censo a la población minera, se indicó que debían realizar la petición indicada por vía jurídica y de manera individual mediante un derecho de petición al proyecto con la intermediación de la personería municipal, de ser necesario.
El tiempo acordado para avanzar en los compromisos fue hasta el 31 de marzo de 2011, si no los habitantes de la zona nuevamente saldrán a parar las obras.
El sábado 19 de marzo de 2011, a las 10:00 a.m. nuevamente El Ejército Nacional al mando del teniente coronel Gutiérrez Sánchez, cortaron la garrucha que permitía el paso del rio San Andrés, cerca a su desembocadura en el rio Cauca. Al día siguiente el mismo Gutiérrez explicó que había sido una “falsa alarma” dada por uno de los vigilantes sobre un supuesto paro que adelantaría la población minera de este sector, no obstante la explicación, la garrucha no ha sido restituida y si fue dañado el otro paso que la comunidad había habilitado con troncos amarrados, el día lunes 21 de marzo en las horas de la noche.  
Alrededor de 150 Mineros y mineras  ubicados, sobre todo en el sector conocido como Plan de Icura, finca La Caparrosa,  se encuentran en alto riesgo por las obras que se adelantan en la parte alta, situación a la que no se le ha dado solución y que tiene preocupada a la población minera.  En la reunión realizada el domingo por el Teniente Coronel Gutiérrez se comprometió a gestionar una reunión con hidroituango para resolver estas inquietudes.  Esta fue confirmada el día miércoles en las horas de la mañana y que se realizaría sólo con algunos de los representantes de los mineros y mineras y uno de los campamentos que tiene la obra, al día siguiente, jueves 24 de marzo de 2011 a las 10 a.m.
Esta reunión que sólo tuvo un carácter informativo, impidió las observaciones que la población tiene acerca del censo minero y no permitió ningún tipo de pregunta con relación a los temas que inquietan a la comunidad, como es ya costumbre las comunidades asisten a escuchar un discurso que contradice su realidad.  La señora Mari Luz de EPM fue quien coordinó la reunión.  Además no se les permitió a las comunidades tener un registro de este encuentro, al parecer sólo EPM, ahora antes Hidorituango, tienen derecho a registrar lo que ocurre, pues por solicitud de la líder de la zona, asistió una amiga a tomar fotografías y el citado coronel no sólo la obligó a borrarlas sino que le añadió acusaciones de ser “sospechosa” “infiltrada” por ser de Ituango, por ser de esta zona, nuevamente la población siente el atropello, la estigmatización y el señalamiento por haber nacido en estas tierras de conflicto político armado.
Esperemos no ocurra lo mismo en la reunión confirmada el 28 de marzo de 2011 (pero que aparece con fecha del 25), para el día 1 de abril en el municipio de Ituango, reunión esperada por la población después de la gran movilización realizada el día 14 de marzo, para responder a los múltiples interrogantes que motivaron la marcha. Aunque de entrada se avizora que va a ser otra reunión informativa sobre los “avances del proyecto” que acallará a las comunidades y acrecentará las inconformidades.

Transmisión del Foro – encuentro de comunidades afectadas por proyectos minero-energéticos

El día sábado 26 de marzo de 2011, de las 3:45 a las 8:00 p.m. por el canal del Congreso de la Republica, se transmitirá el foro realizado el día 16 de marzo por las comunidades afectadas por proyectos minero-energéticos en el país, entre los cuales se encuentra Hidrotuango.
Canal 124 de Telmex. 
http://www.senado.gov.co/

Discusiones en otros proyectos hidroeléctricos en el país que sirven para el debate

Hidrosogamoso: Movilización y acuerdos

http://notiagen.wordpress.com/2011/03/18/356/


Proyecto El Quimbo. Movilización

http://notiagen.wordpress.com/2011/03/22/el-quimbo-la-esperanza-todavia-no-se-pierde/
 http://notiagen.wordpress.com/2011/03/22/video-movilizacion-contra-represa-el-quimbo/

Desplazados por la multinacional Emgesa

http://www.youtube.com/watch?v=2Oj9c1g8QiE&feature=player_embedded

Hidroituango motiva el enfrentamiento entre pobladores de la zona de influencia del Proyecto



No ha sido suficiente con la historia de confrontaciones en los municipios de la zona de incidencia del proycto hidroelectrico ni con los procesos de desalojo y repoblamiento que se han dado a partir de estos; la guerra  entre liberales y conservadores y el marco de exclusión política impuestos; las disputas por  los territorios entre diferentes actores armados al margen de la ley y entre el Estado y las guerrillas; hasta las historias de peleas entre grandes familias por muchos conocidas y hasta consideradas como tradicionales.

Ahora, el proyecto hidroeléctrico Ituango, genera y motiva nuevas  confrontaciones entre los habitantes de la zona, debido en gran parte a la ausencia de información, a la poca claridad en las políticas y criterios para negociar con los distintos sectores económicos (propietarios de tierras, mineros, transportadores, etc.).  En el caso de los mineros, por ejemplo, se viene desarrollando  una campaña de estigmatización de los  no censados, los señalamientos públicos en torno a la ilegalidad y el financiamiento por parte de estos a  grupos subversivos no se han hecho esperar, así como tampoco sus repercusiones en la zona.  A los censados o “carnetizados” los han utilizado los funcionarios  para “delatar” a quienes no sean mineros, bajo pretexto de que este acto garantiza la compensación económica,  de hecho la población minera se encuentra dividida y en algunos casos enfrentada, fruto de la falta de respeto por parte  de Hidroituango al desencadenar estas confrontaciones  y  evadir reconocer, indemnizar y compensar a todos los tipos de mineros del rio Cauca. En un juego desmedido, el contacto permanente de los funcionario de Hidroituango con los “censados” ha generado cierta complicidad latente, que permea a los restantes grupos excluidos, esta “confianza” les permite a los “censados” señalar cual si fueran jueces, el comportamiento de los demás mineros, incluso conociéndoles desde siempre, para congratularse con los funcionarios.

No bastando con esta situación ya peligrosa para los afectados por el proyecto, Hidroituango contrata   jóvenes de la zona para  prestar el servicio de vigilancia privada, y según los mismos vigilantes, tienen la orden de no permitir el ingreso a algunas de las playas, así como de registrar minuciosamente la permanencia o no de mineros y mineras en  la zona, deben saber quién entra, cuando entra, porque razones, incluso saben que llegado el momento, como ya ha sucedido, deben desalojar a los mineros y mineras de las playas “cuando llegue la hora”, como parte del objetivo de su trabajo.  Estos hechos ya han generado enfrentamientos entre vigilantes y población minera, uno de los vigilantes nacido en la zona, renunció porque no podía creer lo que le estaban haciendo a personas que conocía de toda la vida. 

El errado manejo social se evidencia en cada paso que ha dado el proyecto, la falta de escrúpulos está llegando a límites insospechados, al ser capaz de manipular las necesidades de campesinos, mineros y jóvenes de la zona y enfrentarlos  por una indemnización o salario que no compensa en nada las consecuencias de la guerra que  han vivido, donde han sido víctimas de los grupos subversivos, de la más cruel arremetida paramilitar que logró desplazar y desalojar en la década del 90 a todos los pobladores que  habitaban en la ribera del río Cauca, desde Santa Fe de Antioquia hasta Puerto Valdivia, a través de asesinatos selectivos, masacres (El Aro), bloqueos económicos, entre otras acciones, que permitieron  que hoy  los sobrevivientes y los que han retornado no estén preparados para defender sus derechos frente a un proyecto que viene prometiendo desarrollo, empleo y dinero a los habitantes de los  municipios de la zona de influencia del proyecto.

Habla el Secretario de Gobierno del Municipio de Briceño Antioquia


El día martes 22 de marzo de 2011, se realizó un programa radial en la emisora Briceño Estéreo sobre el proyecto hidroeléctrico Ituango. El programa contó con la participación del Secretario de Gobierno del municipio de Briceño Antioquia y entre los asuntos más destacados mencionados por el funcionario se pueden señalar:

·         El alcalde del municipio de Briceño ha solicitado a Hidroituango mediante derechos de petición la inclusión en el censo de los mineros que tienen el derecho y están por fuera
·         En materia de salud el alcalde de Briceño ha tratado de llegar a acuerdos con el alcalde de Toledo para que le entregue en comodato el puesto de salud del corregimiento de El Valle, con el propósito de atender a la población de las veredas de  Briceño que están cerca.
·         La alcaldía de Briceño no ha respondido el recurso de reposición interpuesto por los mineros porque media una tutela sobre el mismo tema que cursa en segunda instancia.
·         La alcaldía de Briceño tiene clara la responsabilidad de protección de su comunidad y viene acompañándola.
·         El secretario de gobierno hizo un llamado público a Hidroituango para que le hable a las comunidades con claridad. 

Hidroituango tuvo una intensa semana

http://www.elmundo.com/portal/noticias/servicios_publicos/hidroituango_tuvo_una_intensa_semana.php

Autor: Sergio Andrés Ocampo
Hasta el 31 de marzo habrá plazo para cumplir con los acuerdos entre comisión de la Hidroeléctrica y comunidades mineras que esta semana bloquearon una de las obras del proyecto. De no ser así, se retomarían las movilizaciones.
Luego de una semana de conversaciones, concluyó con un acuerdo la mesa de negociación entre una comisión de la Hidroeléctrica Pescadero Ituango y campesinos provenientes de las veredas Orejón, Buenavista, La Calera y Chirí del municipio de Briceño, norte antioqueño, quienes solicitaban ser incluidos en el censo del proyecto y condiciones de seguridad para la explotación minera.

Entre algunos puntos del acuerdo están:  llevar el suministro de energía eléctrica para Orejón, la restauración de caminos veredales, rehacer el puente colgante sobre el río San Andrés y la realización de un derecho de petición, con firma del personero de Briceño, para que los mineros que no están incluidos en el censo sean parte de éste.

Durante la semana pasada, un plantón de más de 100 personas detuvo la maquinaria, en el kilómetro 1 de la vereda El Valle (Toledo), encargada de construir la vía Sustitutiva Margen Derecha. Según una vocera “la arena y el movimiento de tierras en la vía caen sobre ellos (mineros) mientras trabajan. También, porque hay personas que no están en el censo”.

Además, tienen varias críticas a la actuación del proyecto. “Entre ellas es que Hidroituango no tuvo en cuenta las condiciones socioculturales de la población minera,  que es nómada, para hacer el censo”, aseguró la líder.

Por su parte, Óscar Jaramillo, gerente Técnico de la Hidroeléctrica dijo que el próximo mes se entregarían las primeras compensaciones económicas y que los censos se están cotejando de acuerdo con 13 variables, sugeridas en la metodología del Manual de Valores Unitarios, del Ministerio de Minas y Energía.

“Aún las personas que están censadas, no implica que a todas se les va hacer reconocimiento económico por pérdida de la minería. Ahora, para que una persona sea incluida en el censo debe de tener declaraciones juramentadas, comprobantes de oro etc., porque no podemos incluir a cualquiera por que sí”, enfatizó Jaramillo.

Obras de la vía

La vía Sustitutiva Margen Derecha, que conectará a Medellín con el municipio de Ituango, hace parte de los 23,3 kilómetros de vías nuevas. Los 10 kilómetros restantes hacen parte de la vía paralela, es decir, la Sustitutiva Margen Izquierda. En medio de ellas cruza el río Cauca fuente principal de la Presa. Hasta el momento se ha llegado al kilómetro 4+600 de corte de montaña, de los cuales 3 ya son trocha transitable.

El Procurador Ambiental se compromete a solicitar la suspensión de las obras de la hidroeléctrica El Quimbo en Huila

Un punto de encuentro para las resistencias a megaproyectos minero-energéticos mientras la comunidad minera de Briceño (Antioquia) paraliza indefinidamente las obras de Hidroituango.

Movilización contra los proyectos minero-energéticos en Bogotá, 16 de marzo de 2011
Hoy 16 de marzo de 2011 y en el marco de la Jornada Nacional por la Defensa del Territorio que inició el lunes con movilizaciones en diferentes lugares del país tuvo lugar en el Congreso de la República (Bogotá) un foro sobre el impacto de los megaproyectos mineros e hidroeléctricos sobre el territorio, el medio ambiente y el desarrollo sostenible con la presencia de 14 comunidades afectadas o procesos sociales de todas las regiones del país. El objetivo era habilitar escenarios de encuentro, diálogo e interlocución entre las comunidades afectadas o en riesgo de afectación por estos megaproyectos y el Gobierno, el Ministerio Público y representantes del Congreso para que las demandas de las comunidades y organizaciones sociales sean escuchadas y se establezcan mecanismos en los que ciudadanía y Gobierno construyan agendas de trabajo frente al tema. Este encuentro tuvo un primer resultado ya que el Procurador Delegado para Asuntos Ambientales y Agrarios, Óscar Amaya, se comprometió a solicitar al Ministerio de Ambiente que suspenda las obras del proyecto hidroeléctrico El Quimbo (Huila) y a visitar la zona en abril para reunirse con las comunidades para analizar la situación.
Llegada de la movilización contra los proyectos minero-energéticos al Ministerio de Ambiente en Bogotá, 16 de marzo de 2011
Este compromiso responde a la denuncia hecha por el profesor de la Universidad Surcolombiana, Miller Dussán Calderón, miembro de la Asociación de Afectados por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo, en la que responsabiliza al Procurador Ambiental de dar un concepto para que se modificara la licencia ambiental de El Quimbo a finales del año pasado. La Asociación interpuso un recurso de nulidad a un proceso de conciliación extrajudicial que, según denunció el senador Jorge Robledo, hizo posible que se disminuyeran las compensaciones ambientales y sociales en más de 100 millones de dólares. Esa conciliación respondió a la exigencia de la empresa Emgesa-Endesa de que «si no se modifican las excesivas cargas ambientales que le fueron impuestas estaría ante la imperiosa necesidad de desistir del proyecto». Esta conciliación también resultó disminuyendo las hectáreas correspondientes a la compensación por aprovechamiento forestal, la franja perimetral de protección ambiental y la compensación a las personas llamadas “ocupantes” que viven al margen de las carreteras y del río Magdalena. También se modificó el compromiso que ya existía en la licencia ambiental inicial de otorgar vivienda a todos los propietarios, poseedores y ocupantes.
Esta conciliación extrajudicial fue suspendida por el Tribunal de Cundinamarca que entre sus conclusiones destaca que cuando se hace una conciliación de este tipo es para defender los intereses patrimoniales de la República, de la regiones y de las comunidades y no los intereses de las multinacionales. Tras esta sentencia, Miller Dussán afirma que el Procurador Ambiental y Agrario envió una carta al Ministerio de Ambiente diciendo que se podía modificar la licencia ambiental a través de la resolución administrativa 2820 del 5 de agosto de 2010 —dos días antes de acabar Uribe Vélez su último mandato— que modificó la Ley Ambiental y establece que las licencias ambientales se pueden ajustar para adecuarse a la realidad ambiental del país. Dussán y Robledo afirman que la resolución 1814 del 17 de septiembre de 2010 que modifica la licencia ambiental de El Quimbo es ilegal.
Coordinación de resistencias
Este evento tiene uno de sus antecedentes en el IV Encuentro Latinoamericano de la Red Latinoamericana contra Represas y por los Ríos, sus Comunidades y el Agua en Santa Cruz de Lorica (Córdoba) de julio de 2008. En ese entonces, la oposición al proyecto de Urrá motivó la asistencia de personas de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Ecuador, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Italia y Estados Unidos que intercambiaron experiencias de resistencia contra las represas y propusieron estrategias para la defensa de los territorios, el agua, la cultura y la vida frente a las problemáticas y amenazas continentales. Esta vez y en un plano nacional se reunieron la mayoría de procesos organizados de resistencias a megaproyectos minero-energéticos ya que, según Isabel Cristina Zuleta, miembro de la Mesa de Debate Ciudadano de Hidroituango, «aumenta la presión en cada uno de los procesos, se generaliza la política minero-energética en el país, llegan multinacionales cada vez más grandes, las hidroeléctricas se siguen regando y con las locomotoras del Gobierno de Santos la gente ve venir que el proceso se va a agudizar». Al evento no sólo se hicieron presentes las amenazas al territorio sino también los procesos ya avanzados o las comunidades que viven alrededor de represas que se terminaron y siguen viviendo las consecuencias como por ejemplo el Embalse de La Salvajina (Cauca). La articulación de acciones sociales, políticas y jurídicas es el horizonte de coordinación de las personas y organizaciones reunidas.
Así, los diferentes procesos de resistencia expresaron en el Foro sobre el impacto de los megaproyectos mineros e hidroeléctricos sus exigencias, denunciaron las violaciones a las licencias ambientales y de cómo éstas se han acomodado a las exigencias de las multinacionales. El Foro ahondó sobre todo en las afectaciones ambientales y al respecto se anunciaron demandas de tipo legal y penal ante los diferentes órganos de control. Según Cristina Zuleta el nuevo Gobierno, su Plan de Desarrollo Nacional y su locomotora minero-energética eliminan las dificultades a estos megaproyectos y le dan vía libre ya que «es muy sencillo poner como interés público acabar con las zonas de agua». Igualmente, insistió en que los megaproyectos no son hechos aislados y habría que clarificar cuál es la conexión entre el hecho de que «las zonas más ricas del país son las que más conflicto armado tienen» y que «los proyectos se ubican en zonas del país muy violentas como por ejemplo Hidrosogamoso y su relación con la historia de violencia en Barrancabermeja».

El futuro y la resistencia civil
Miller Dussán dirigiéndose a las personas participantes de la movilización.
A Miller Dussán le pareció muy positivo el encuentro en Bogotá porque es la primera vez que logran participar la mayoría de las resistencias contra megaproyectos minero-energéticos y de agronegocios. Así, afirmó: «Ese proceso de articulación es supremamente significativo porque posibilita socializar las diferentes exigencias de tal manera que fortalecen el empoderamiento de las comunidades y la lucha por la defensa de los territorios, la diversidad natural y genérica. Lo otro altamente positivo es como las resistencias lograron demostrar que sus argumentos son muy serios y sólidos y que no sólo tienen fuentes académicas o científicas sino la experiencia de las propias comunidades».
De momento ya tienen previsto hacer un panel itinerante por las diferentes regiones afectadas como el que tuvo lugar la semana pasada en Bogotá con el objetivo de unir los procesos de resistencia ciudadana a los estudios académicos y que se den cita las perspectivas académica, estatal y ciudadana. Para Miller Dussán, «lo más importante es lo que sigue». Del encuentro de hoy hay una declaración de compromiso para la articulación de todas las resistencias nacionales y éstas van a salir a la calle a apoyar las movilizaciones del Primero de Mayo con la motivación por la defensa del territorio. Dussán dice que «vamos a exigir que se retiren las multinacionales y el capital privado que está afectando el medio ambiente y sobre todo despojando a nuestras propias comunidades».
El profesor de la Universidad Surcolombiana anunció que de no ser así, la población va a iniciar procesos de resistencia civil ya que «los territorios son nuestros y el Estado los ha puesto al servicio de los intereses de las multinacionales y no al servicio de los intereses de nuestra propia Nación». Precisamente, esas palabras pronunciadas al término de la marcha por las calles de Bogotá hasta el Ministerio de Ambiente tienen lugar cuando en Briceño (Antioquia) alrededor de 300 personas de las veredas Orejón, Buenavista, La Calera y Chiri mantienen parada indefinidamente la maquinaria del proyecto Hidroituango en la finca La Caparrosa desde el martes 15 de marzo. El motivo de esta acción es la protesta por los múltiples atropellos denunciados y la inminencia de la afectación al agua de consumo de la comunidad que se dedica a la minería artesanal de oro. La población ha hecho diferentes llamados a Hidroituango desde principios de año para que la empresa les indemnice y les resuelva su problemática lo más pronto posible ante el riesgo que corren por los movimientos de tierras en la zona de construcción de la vía ya que los mineros y mineras trabajan debajo de estas obras. La comunidad afirma que mantendrá el paro hasta que no obtengan respuestas a sus peticiones. Ni ayer martes ni hoy ningún miembro de Hidroituango ni de la Fuerza Pública se ha acercado a la protesta.

http://notiagen.wordpress.com/2011/03/16/el-procurador-ambiental-se-compromete-a-solicitar-la-suspension-de-las-obras-de-la-hidroelectrica-el-quimbo-en-huila/

Comunidad de Briceño paraliza la construccion de una de las vias en Hidroituango


El día martes 15 de marzo, alrededor de 300 personas de las veredas: Orejón, Buenavista, La Calera y Chiri, del municipio de Briceño, Antioquia; desde las 4:00 a.m. comenzaron a desplazarse hacia la finca La Caparrosa, para protestar por los múltiples atropellos de Hidroituango y la eminencia de afectar el agua de consumo de la comunidad minera. Hidroituango, por medio de sus representantes en la zona ha rehusado hablar sobre la afectación por las obras de la vía que comunicará a Ituango con Medellín.

Desde el mes de enero de 2011 la comunidad minera ha hecho diferentes llamados a Hidroituango, para que los indemnicen y les resuelvan su problemática lo más pronto posible, ante el eminente riesgo que corren por los movimientos de tierras en la zona de construcción de la vía, estando los mineros y mineras debajo de estas obras. La respuesta que han recibido de ingeniera encargada, es que ellos no tienen que ver sino con vía. Fue así como la comunidad tomó la decisión de parar la maquinaria hasta tanto no obtengan respuestas a sus reclamos, en el dia 17 de marzo, se enteraron en as horas de la mañana que no asistiría a la zona ninguna comisión negociadora de Hidroituango, pero que sí iban a disuadir la protesta tropas del Ejército Nacional y la Policía. No obstante la comunidad minera está dispuesta a no desistir de su propósito de parar estas obras, hasta no obtener soluciones concretas a sus problemas.

 Por otra parte Elba Mary Londoño ha insistido en que tienen derechos pero que no necesitan organizarse, además de que no hay afán para negociar y a lo sumo obtendrán proyectos productivos.


Historica movilizacion en Ituango.

Miles de personas marcharon el dia 14 de marzo por las principales calles del municipio de Ituango, en protesta por la actitud que a tenido el proyecto Hidroituango con las inquietudes y quejas de las comunidades.  Hicieron presencia los municipios de Ituango, Toledo, San Andres de Cuerquia y Briceño con grupos de mineros y mineras, desplazados y desplazadas, areneros, comerciantes, transportadores, mujeres y estudiantes.  El comercio del municipio cerro durante alrededor de dos horas.  Se destaca la exigencia de información clara y concisa a las comunidades, la principal reivindicación de la marcha fue un No rotundo a los engaños, al manejo de la información en círculos cerrados y con personas especificas y sobre todo un No rotundo a los atropellos e irrespeto a las comunidades de la zona de incidencia.





Los jóvenes del municipio hicieron toda una fiesta de la duda, la inquietud, los problemas generados por los cambios en las dinamicas sociales del casco urbano del municipio de Ituango.  Con puestas en escena expresaron libre y claramente lo viven y ven venir con la llegada de la hidroelectrica Ituango.










A su vez, los estudintes universitarios expresaron su inconformidad por las promesas que se les habian hecho al inicio de sus estudios, sobre el empleo para todos los que realizaran las nuevas carreras ofrecidas por el Tecnologico de Antioquia.  Estas promesas fueron expresadas por las directivas de esta institución y el señor alcalde Carlos Mario Gallo, además de las muchas vallas en la via que comunica a Ituango con Medellín, que hablan de las oportunidades de empleo.  Muchos estan apunto de terminar sus estudios en areas relacionadas con la represa, por tal razón preguntaron al Operador Social de Hidroituango sobre la posibilidad de vincular mano de obra semi-califaca y calificada, y la respuesta fue que no existia núngun compromiso legal que obligara a Hidroituango a contratar este tipo de mano de obra en la zona, sólo mano de obra no calificada.

  

El comercio también plateo preocupaciones claras como la competencia desleal y la ausencia de control municipal

Los manifestantes sintieron la ausencia del alcalde de Ituango y así lo expresaron, quien estando en el palacio municipal, no se dignó a salir a apoyar o a reprobar la expresión de su pueblo.  Lo que si generó la manifestación en el representante local, fue la citación a consejo de seguridad.  Por otra parte, los manifestantes observaron como muchos habitantes, con cámaras y celulares, registraban la movilización, pero especialmente, agentes de investición del Estado quienes se encontraban en las oficinas del palacio municipal.

Multitudinaria movilizacion en Ituango

Más de 4.000 personas marchan en Ituango denunciando los impactos de Hidroituango


Nadie recuerda en Ituango (Antioquia) una movilización tan multitudinaria como la sucedida hoy lunes 14 de marzo de 2011, Día Internacional de Acción contra las Represas, por el Agua, los Ríos y la Vida. Entre 4.000 y 5.000 personas de los municipios de Ituango, San Andrés de Cuerquia, Briceño y Toledo se dieron cita en el primero de ellos con el objetivo de expresar las inconformidades de diferentes sectores sociales ante los impactos sociales, ambientales y económicos en los inicios del proyecto hidroeléctrico Hidroituango. Según una de las coordinadoras de la movilización, Isabel Cristina Zuleta, se trata de “un llamado de atención a la empresa” y una denuncia de sus impactos para “concertar la manera de mitigarlos”. Esta movilización tiene lugar el mismo día que poblaciones en otras zonas del país (Huila contra la represa El Quimbo o Santander contra Hidrosogamoso o la minería en el páramo de Santurbán) y del continente (Brasil, El Salvador o México) afectadas por represas e hidroeléctricas también protestan por los impactos ambientales y sociales de estos proyectos.


Las diferentes personas reunidas en el día de hoy en Ituango son mineras, estudiantes, campesinas, propietarias de tierras afectadas por el proyecto, transportadoras, mujeres, desplazadas por la violencia o comerciantes.  Según Zuleta, “por más importante que sea el proyecto, no aceptamos que se violen los derechos humanos de una sola persona de la región” y exige que “no nos hablen sólo de lo bueno, sino también de lo malo para poder afrontarlo”. Hidroituango es un proyecto hidroeléctrico que fue ideado en las décadas de 1960 y 1970 y su construcción se inició el año pasado. Pretende ser una de los proyectos hidroeléctricos más grandes de Surámerica e iniciar su actividad en 2018. El proyecto es propiedad mayoritariamente de las entidades públicas Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA) y Empresas Públicas de Medellín (EPM) que prevén una inversión de alrededor de 3.000 millones de dólares lo que significaría para el gerente de EPM, Federico Restrepo, “el proyecto hidroeléctrico más importante de todos los construidos en Colombia en toda su historia”.
La minería artesanal
Más de 200 personas que extraen oro de manera artesanal en la cuenca del río Cauca asistieron a la jornada de protesta y entre sus reivindicaciones principales está que se haga un nuevo censo de las personas que trabajan la minería de esa manera para que puedan acceder a las compensaciones sociales y económicas como indemnización. El sector de la minería artesanal denuncia desalojos de sus lugares de trabajo como el sucedido en diciembre de 2010 donde 22 personas fueron expulsadas policialmente de su lugar de trabajo. Al respecto, el pasado 7 de marzo el Juzgado Promiscuo del Circuito de Ituango en su sentencia Nº 013 –T-005 confirmó la sentencia proferida por el Juzgado Promiscuo Municipal de Ituango sobre una acción de tutela interpuesta por el minero artesanal Luis Egidio Areiza por el desalojo del lugar denominado Tenche en las orillas del río Cauca en el municipio de Ituango. La sentencia confirma en su integridad que “no se ha vulnerado ningún derecho fundamental [del minero], especialmente el derecho al debido proceso y el derecho al mínimo vital”. Areiza estudia la manera de continuar este proceso judicial.
El sector minero en la zona afectada también denuncia la exclusión de gran parte de las personas que buscan oro de esa manera de un censo hecho “de manera irregular” y como declara el presidente de la vereda La Honda, Miguel Espinosa, exige que se haga uno nuevo que incluya las diferentes modalidades y temporalidades de la minería artesanal.
El sector educativo
Las instituciones educativas Pedro Nel Ospina, Pío Décimo y el Instituto Tecnológico de Antioquia aportaron la mayor cantidad de gente a la movilización entre niñas, niños, jóvenes y profesorado. Al finalizar la movilización, la rectora de la institución educativa Pedro Nel Ospina, María Victoria Zapata explicó que ésta respondía a “temores, miedos, dudas e inquietudes” de la población y fue muy enfática en exigir “la urgente necesidad de un debate público donde seamos conscientes del impacto negativo de este megaproyecto”. También denunció los brotes de prostitución que se están originando en la zona alrededor del proyecto y el incremento del consumo y tráfico  de estupefacientes que está llegando al casco urbano de Ituango. Asimismo mostró preocupación por el futuro de niñas, niños y jóvenes y sus familias ante el desarrollo del megaproyecto.
Estudiantes del Instituto Tecnológico afirmaron que les habían prometido empleo en Hidroituango pero ahora ven cómo todas las personas que llegan a trabajar no son de la región.
Otros sectores
Areneros, transportadores y volqueteros se hicieron presentes para agradecer al proyecto Hidroituango el desplazamiento a que se han visto sometidos -y con ello la pérdida de trabajo- por la “privatización de las playas” de donde extraen la arena que les incrementa el precio del camión de arena al doble del precio habitual. El representante de este gremio, Jairo Calle, expresó que mientras antes cobraban entre 300.000 y 400.000 pesos por camión, con los precios que les exige Hidroituango se ven obligados a cobrar unos 800.000 pesos.
Las mujeres organizadas en la Asociación de Mujeres Ideales de Ituango en voz de Lina Zuleta denunciaron que “todos los proyectos desconocen la perspectiva de género” y alertaron sobre el aumento de la prostitución y la disminución de la atención en los centros de salud.
El comercio local cerró mayoritariamente sus locales durante la marcha y se unió a la protesta para demandar control sobre los nuevos comerciantes y en qué condiciones llegan a la zona.
 http://notiagen.wordpress.com/2011/03/14/mas-de-4-000-personas-marchan-en-ituango-denunciando-los-impactos-de-hidroituango/#more-301
 

Detalles para la memoria

El 16 de diciembre del 2010 fueron desalojadas 22 personas de las playas del sector de Tenche, cuyos 19 ranchos fueron destruidos por la fuerza pública, la historia de este desalojo se inicia en el mes de mayo de 2010 cuando no se incluyeron entre 10 a 12 personas en el censo de este sector, no obstante, todos salieron con engaños esperando ser incluidos en el censo posteriormente, los demás firmaron el contrato de reconocimiento de medida transitoria por cese de actividad económica y comenzaron a recibir mensualmente $700.000.  Las personas excluidas al no percibir ingresos deciden volver a trabajar en estas playas a las que por la condición nómada de los mineros y mineras ya habían llegado otras personas. Personal del proyecto recoge documentación personal e insiste que esperen el Censo al tiempo que se inician los trabajos en El Palmar, parte alta del sector de Tenche.  El día 15 de julio 17 personas ante los trabajos que ponían en riesgo sus vidas y ante la no resolución de su situación deciden realizar un paro de la maquinaria, retroexcavadoras y volquetas, esta acción contó con el apoyo de dos de sus compañeros censados a los que se les retuvo el cheque por su participación en el paro.  Hasta el momento los 24 mineros desalojados no han recibido razón alguna sobre su situación, en las oficinas de la zona no obtienen respuesta y los funcionarios del Proyecto les dicen que hay que esperar a que salga la negociación.
Uno de los mineros interpuso una acción de tutela por el debido proceso en el juzgado municipal de Ituango.  Esta fue fallada en primera instancia en su contra y el argumento principal considerado por la juez fue que la intención era pedir una indemnización y la tutela no era el mecanismo indicado.  El minero presentó la tutela a segunda instancia por considerar que no se le dio respuesta al derecho que tutelaba, aún espera el fallo.
Por otra parte, en el municipio de Briceño, a partir del 25 de enero de 2011, fueron notificados alrededor de 150 mineros, mediante resolución de la alcandía municipal.  En los considerandos de dicha resolución se usa una declaración juramentada de un minero censado, cuyos extractos se tergiversan al sacarse de contexto.  Los mineros notificados presentaron en el tiempo correspondiente recursos de reposición ante la resolución y hasta el momento no han recibido respuesta. No obstante, mientras radicaban los recursos en el casco urbano los vigilantes privados destruyeron algunos de los ranchos de los mineros.

Movilización en Ituango

HIDROITUANGO UN ENGAÑO

En vista de las múltiples inconformidades que se han venido sintiendo en la zona de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango, los afectados y afectadas hemos  programado para el día 14 del presente mes, una movilización en la cabecera municipal de Ituango, a las 9:30 a.m.  Coliseo Jaidukamá.

El proyecto Hidroituango ya está cambiando la vida de las personas de la zona de influencia directa e indirecta, no obstante, son muchos los interrogantes para las comunidades que aún no han sido resueltos.

Diferentes grupos poblacionales tienen preocupaciones particulares con relación a la mega obra, entre estos se encuentran: mineros y mineras, desplazados, estudiantes, agricultores, dueños de tierras, areneros, transportadores, mujeres,  entre otros.

Dentro de las grandes inconformidades se pueden formular las siguientes:

1.      El manejo de la información o la desinformación que hay en las comunidades sobre los impactos negativos que va a traer el proyecto.
2.      El censo realizado a los mineros y mineras del rio Cauca, la manera como se realizó y a las personas que excluyó.
3.      El desalojo a los mineros y mineras del rio Cauca, sin negociación, indemnización o compensación social y económica alguna.
4.      Incumplimiento de compromisos divulgados con relación a las ofertas de empleo para mano de obra semi-calificada.
5.      Imposición de criterios sociales y culturales a las poblaciones afectadas de la zona.
6.      Valor de los predios establecido con criterios que desfavorecen a los dueños de las tierras.
7.      Desconocimiento por parte del proyecto del contexto de la zona, específicamente de la historia de afectación por el conflicto armado.
8.      Incertidumbre de las comunidades con relación a la compra de sus predios, sin poder cultivar en ellos desde su declaratoria de utilidad pública, afectando las economías locales.
9.      Incertidumbre con los procesos de negociación con los sectores económicos afectados por el proyecto.
10.  La financiación del proyecto que afecta al proyecto mismo y por tanto a las comunidades, pues este es un proyecto público.
11.  Ausencia de perspectiva de género en todas las actividades adelantadas hasta ahora para la ejecución del proyecto.
12.  Las asociaciones de mujeres de los municipios de la zona de incidencia, las secretarias de salud y de equidad de género deben estar fortalecidas, conocer en detalle el aumento de la prostitución y del turismo sexual que ya se percibe en la zona y construir conjuntamente las maneras de enfrentar estas situaciones.
13.  Se desconocen las acciones del proyecto con relación a los nuevos servicios de salud que se van a demandar en la zona debido a la presión migratoria y que sus centros de salud no tienen la capacidad de atender.
14.  Es visible el aumento de riesgos por desastres como incendios, accidentes, derrumbes y calamidades conexas.  No obstante, no ha habido fortalecimiento de los CLOPAD y específicamente los cuerpos de socorro.
15.  Desinformación sobre las implicaciones financieras para los municipios y el departamento de declararse zona franca, el área del proyecto.
16.  Desinformación con relación al cambio presupuestal y financiero que van a tener los municipios.
17.  Ya se están notando impactos medioambientales en la zona como la migración silvestre, no se conocen públicamente las acciones para mitigar este riesgo.
18.  Manejo de la información en círculos cerrados y con personas específicas, no de manera abierta y pública.
19.  Exacerbación del conflicto social  y armado, incremento de la delincuencia común y proliferación de plazas de vicio en los cascos urbanos.
20.  Aumento del pie de fuerza pública y sus consecuentes problemas sociales como el aumento del madresolterismo.
21. Incremento en los costos de vida en los municipios de la zona de incidencia directa.
22. Competencia desleal con grades capitales por parte de foráneos hacia los comerciantes locales.
23. Amenazas y desplazamientos forzados a mujeres de la zona por sostener relaciones sentimentales con la fuerza pública.  
Frente a 30 años de generación de expectativas por  parte del proyecto y los políticos de turno, frente al desarrollo que generaría la hidroeléctrica, en términos de empleo y dinamización de la economía,  las comunidades se sienten engañadas y señaladas.   



Con el apoyo de:

Mesa de Debate Ciudadano de Hidroituango

Red Latinoamericana de Acción Contra Las Represas

Red Nacional de Pueblos Afectados y Amenazados por Represas y Transvases

Equipo Departamental de Servicios Públicos y Pobreza -Antioquia-

Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia – Campaña contra el despojo
REDHER Nodo Antioquia



Nómadas del rio Cauca


Nómadas del rio Cuca
Por: Isabel Cristina Zuleta

Los mineros y mineras del rio Cauca han habitado o visitado sus riberas desde que se conocen, provienen de familias mineras que han transmitido a sus hijos e hijas los conocimientos necesarios para la extracción de oro de aluvión. 

Existen básicamente tres tipos de mineros y mineras (determinados por el tiempo que destinan a la actividad económica) en el sector de construcción de la hidroeléctrica Ituango: ocasionales, tradicionales-permanentes y permanentes, los primeros son aquellos que bajan por temporadas al rio, generalmente a una o dos playas, y que en el resto de su tiempo son agricultores, entre otras actividades económicas; provienen de muchos lugares, veredas, corregimientos y cabeceras municipales que tienen riberas del rio Cauca principalmente, aunque también de otros municipios. Los segundos, tradicionales-permanentes, han crecido en las riberas del rio, aprendieron de sus padres o abuelos esta actividad económica  y permanecen en el rio la mayor parte de su tiempo. Los terceros, permanentes, aprendieron a ser mineros y mineras por amigos y familiares, ya no desde niños sino generalmente en su juventud, también permanecen la mayor parte del tiempo en las diferentes playas del rio Cauca, de playa en playa buscan los mejores lugares para extraer oro.
Los y las ocasionales hablan del rio como la posibilidad de trabajo, la salvación en épocas difíciles, como el único que no niega el trabajo, es un “ente” protector de la economía familiar, al que se le adjudican poderes relacionados con la entrega o no de oro como premio a  los mineros y mineras. 

Los mineros y mineras tradicionales-permanentes y permanetes, son ante todo hombres y mujeres libres, hablan de su libertad con orgullo, no se sienten atados a nada, como nómadas no acumulan bienes “estamos muy mal acostumbrados porque salimos pa’ Ituango o pa’ Medellín y nos gastamos lo que tenemos y yo no me preocupo porque sé que vengo aquí y tengo la plata pero ya no va a ser así” su vida es ligera lo que les permite estar un día en una playa y otro día en otra; algunos poseen tierras en otros sitios en donde cultivan en las épocas en las que “el papa rio” no les permite la extracción de oro, pero no cambian un pedazo rio por la tierra más productiva.

Aunque son nómadas, por no habitar un lugar fijo y sobre todo por no querer hacerlo, tienen un territorio del rio más o menos definido en el que se mueven, esto crea unas condiciones de comunidad que les ha permitido conocerse y compartir, se mueven entre Barbacoas y la desembocadura del rio Ituango, como fronteras invisibles en donde la topografía cambia drásticamente y se reconocen como distintos a los mineros y mineras de aguas abajo.

vea todo lo que es desde el desemboque del rio Ituango, hasta el puente de Barbacoas lo he trabajado yo, de ahí de pa’ bajo eso es muy feo, eso allá ha sido muy bueno pa’ la pesca uno va al desemboque del rio Ituango y no pierde la ida

Yo conozco desde más abajo del puente pescadero hasta arriba por encima del puente que comunica Barbacoas con Sabanalarga, hasta un punto que se llama Singuelar

Su despreocupación por acumular bienes o dinero es evidente.
“el minero no ahorra porque nosotros nunca pensamos de que algún día se nos iba a acabar esto, los hijos de nosotros ni estudian, ni han estudiado porque nosotros que afán, nosotros cuando el rio crece ahí sabemos que ahí nos está regando la platica, pero ya ahora si hay preocupación porque no sabemos cuánto nos van a pagar, cuanta es la plata que nos van a dar, mire que abajo ya hay gente que está recibiendo plata  nosotros fuimos censados allá y no nos tuvieron en cuenta, de aquí de esta playa podíamos bajar allá a trabajar porque sabemos y tenemos tajos que tirando el rio nos va súper bien, uno allá derecho en donde están trabajando puede tener semanas de ochocientos o un millón de pesos uno solo que eso no se lo va a pagar nadie a uno, eso no es diario pero ya ni de vez en cuando se puede”
Cuando están en familia, toda la familia migra a la playa elegida, cuando son solteros (principalmente se encuentran mineros, las mineras sin compañero están con su padre, madre o familiares) o cuando tienen a su esposa e hijos en otros sitios sus cambios de lugar se dan en grupos. Estos están conformados también por familiares, hermanos, primos o simplemente amigos, que cumplen la función de cuidado de los integrantes del grupo.

El rio les ha dado todo, los cedros de sus orillas les dan sus hojas para limpiar el oro, hay todo tipo de madera para sus ranchos y para cocinar, el pescado no lo tiene que comprar, sólo es sacarlo, no pagan luz, agua, televisión y sin embargo pueden comprar lo que deseen. 

Son personas tranquilas a las que les gusta lo que hacen –caso extraño en este país de desempleados, subempleados e inconformes con su empleo-  se vanaglorian de poder definir su horario, lugar de trabajo y de no tener quien los mande, incluso el pago que reciben por el oro depende de su voluntad, de en donde y como vendan el oro, de saber los precios de compra en los diferentes sitios   “así nos den la plata que nos den nosotros no vamos a quedar contentos, donde me van a pagar a mí lo que me da el rio, trabajando de cuenta mía, nadie me dice nada, esto para mi es una finca”.  La única regla que tienen es respetar el trabajo del otro y su consigna es que el rio es de todos y que cada quien lo puede habitar como quiera “el rio es el único que no le niega trabajo a nadie, todo el mundo podemos trabajar acá”

Muchos han intentado otras formas de vida, ya sea porque se vieron obligados por la violencia a desplazarse a las ciudades o a otros sitios, o porque por algún tiempo quisieron intentar ser sedentarios con sus familias, lo que en esta sociedad de sedentarios proporciona las condiciones para que los hijos estudien, para tener salud, hasta para aparecer en los censos y encuestas (Aún no conozco que el DANE haya incluido la categoría nómadas, como forma posible de vida, se limitan a una descripción migratoria en tanto caracterización de un problema). Para subsanar esta dificultad que impone la sociedad de las mayorías, tienen a sus hijos en las cabeceras municipales con familiares, o la esposa hace este papel mientras el esposo “minea” en el rio, otros tienen un familiar en algún lugar del país a donde ir a pasar la navidad, a donde ir cuando se sienten enfermos, en donde hacerse censar del SISBEN (recordemos que las fichas del SISBEN se centran en el estado de las viviendas, cosa que para este caso no aplica, además hasta el momento no se conocen procesos de sisbenización de mineros y mineras del rio Cauca), un lugar del cual puedan dar sus datos (hasta para pedir prestado un libro piden datos fijos, no es aceptable en una sociedad como la nuestra, no tener dirección).  

Costos de vida Vs formas de vida
Son autosuficientes, poco necesitan del Estado, desde un enfoque de autonomía comunitaria su forma de vida es un ideal. No demandan vivienda, servicios públicos, seguridad, algunos ni restitución de derechos, expresan no tener el código de desplazados porque no les gusta “quejarse”. Sólo hasta ahora que les van a quitar su fuente de sustento y de paso su forma de vida, esperan se respeten sus derechos. 

yo no gasto afán para vivir aquí, los servicios son muy baratos, el agua no me la cobran, aquí se vive muy bueno, nosotros estamos acostumbrados a esta vida, para mi ojala no hicieran la represa, yo aquí puedo sufrir necesidades pero voy a Ituango y en cualquier parte me fian porque saben que a mi me va bien aquí, yo puedo estar sin plata y voy donde Orencio le digo necesito tantas libras de carne, tanta plata y me presta porque sabe que a mi me va bien aquí, pero digame usted yo jornaliando en una finca, ganándome $10.000 por mucho $100.000 semanales yo no soy capaz de vivir con eso, es que cien mil pesos me los saco yo en un día” 

vea la carne de nosotros es el pescado, el rio no no lo niega, este crecido o no, pero en una reunión nooo… nos han mentado el pescado y no crea, eso vale, ya después ¿cómo vamos a comer pescao?”

“yo me voy a veces una semana, hasta un mes por ahí a andar, a descansar a otros pueblos, hay uno acá que afán, pero eso era antes”

Como comunidad son solidarios “el pescado es para compartir no para vender” comparten las cocinas, los utensilios de trabajo, curan sus enfermedades, sólo en casos extremos buscan ayuda médica, el limón y las plantas de la ribera del rio son su principal medicina, hasta tienen un medio de transporte propio, también proporcionado por el rio, una “balsa” que a simple vista los que desoncemos del tema no vemos sino un palo de madera de balso, medianamente tallado, por $ 60.000 desde Oro Bajo hasta el Puente de Pescadero en 30 minutos, con sus pertenencias en una bolsa plástica, a esperar el bus hacia Medellín, hacia Ituango o los demás municipios cercanos.  Por este medio se transportan enfermos, heridos, mujeres embarazadas, encomiendas que van de una playa a otra y personas en general que requieren el servicio, un servicio garantizado por nadadores expertos que hasta el momento no se recuerda ningún accidente.  Los transportadores ofrecen este servicio desde las diferentes playas, combinan esta actividad económica con la minería, la pesca y en pocas ocasiones la agricultura.

El aprendizaje del oficio de la minería requiere de años de práctica, independientemente de sus edades, son reconocidos por cuánto tiempo llevan en el rio y de esto depende su sabiduría sobre el oficio y su capacidad para ejercerlo.  Desde pequeños, acompañados de sus abuelos, padres o hermanos se inician como aprendices de la minería, aprender a reconocer los sitios indicados para la extracción, a saber cuándo irse de una playa, a convivir con la comunidad minera, a cuidarse, a caminar por las riberas del rio y a sobrevivir en estas zonas. Con el paso del tiempo sus pieles doradas por el sol, se tornan resistentes a los hongos producidos por el agua, sus músculos y capacidad física aumenta debido al continuo cargar y descargar la arena mojada, adquieren la habilidad para mantener un movimiento circular suave que va convirtiendo como por arte de magia, la arena en oro.

Sus noches son llenas de estrellas, historias y silencios; sus conversaciones enseñan lo que hay que saber del rio, de la zona y sus peligros, de historias olvidadas, especialmente las de las épocas de agudización de la violencia, en las que presenciaron escenas de terror y desolación.